Si has decidido viajar en tus próximas vacaciones a lo que es una de las ciudades más pobladas del mundo, Pekín en China, entonces te recomendamos que prepares algunas cosas con antelación para no llevarte sorpresas cuanto tu avión aterrice. Reservando ahora tu traslado desde el aeropuerto de Pekín Nanyuan o desde el aeropuerto Capital de Pekín hasta tu hotel con hoppa, evitaras largas horas de espera a coger un taxi privado o transporte público.

Cuando llegues a Pekín entraras en un mundo lleno de tesoros, iconos excepcionales, excelentes tiendas, belleza sin igual y una fascinante historia en cada rincón de la ciudad. En ella veras mezcladas influencias antiguas con tecnología y ambiente moderno con increíbles palacios, gigantesco jardines y museos excitantes. La Plaza de Tiananmen, situada en el centro de la ciudad, es una visita obligada antes de seguir tu visita por la Ciudad Prohibida, una visita que debería ir seguida por el Palacio Imperial, el cual fue antiguamente hogar de los emperadores Ming y Qing.

Ninguna visita en Pekín está completa sin las visita a la gran Muralla China, aunque para ello te recomendamos que elijas un día completo para disfrutar de las vistas, el paseo y te pares a conocer a la gente local, su cultura y amabilidad. Por la noche, mientras paseas bajo la luz de la luna, no evites entrar a algún restaurante de comida típica China y disfrutar de un rico buffet, el cual te sorprenderá ya que estará muy lejos a la experiencia de los restaurantes chinos orientales.